El deseo de contar historias 

16/Abril/2017

A través de los artistas y los escenarios, el teatro independiente busca conectar nuestra vida con la obra. Quieren lograr plasmar lo que les sucede o les inquieta, es una inagotable búsqueda por cuestionar la realidad. Es un arte que así como la música o el cine, nos mueve diferentes sentimientos y también tiene mil historias por contarnos.

“Cuando tú vas a una obra de teatro independiente, tú no sabes exactamente qué va a pasar. Estamos sobre una franja donde el peligro es la emoción y el interés, de ir a ver teatro”, manifiesta William Guevara, dramaturgo y director del colectivo Púrpura Creativo.

 En escena 

El teatro independiente en Bogotá es un movimiento muy fuerte que ha venido evolucionando. Desde hace algunos años se ha desarrollado el movimiento de autor fuertemente, el teatro local está dirigido y puesto en escena por los mismos autores.

En la actualidad hay espacios emergentes y nuevas formas de mostrar el teatro, la creación de nuevos públicos y festivales que apoyan las artes escénicas, lo que ha permitido una transformación importante en la manera de hacer teatro.

Guevara expresa “siento que en este momento hay una necesidad de contar nuestras historias, con un lenguaje muy propio y darle un sello muy particular, entonces el teatro independiente está buscando tener una identidad”.

 Memorias 

Las propuestas teatrales son muy variadas, existen rezagos de un lenguaje que se ha ido formando gracias a movimientos como el Teatro la Candelaria de Santiago García o el Teatro Experimental de Cali de Enrique Buenaventura. Fueron los primeros grupos teatrales con sede propia, que empezaron a surgir a finales de los años 60 y comienzos de los 70, y que continúan desarrollando su arte.

 

Las generaciones que vinieron detrás de ellos, empezaron a tomar y a desarrollar sus propios lenguajes a partir de esos “símbolos para contar historias”, como lo menciona Guevara. Han encontrado maneras más íntimas de dialogar con el público y hace algunos años, hubo una tendencia de desplazar el hecho teatral a lugares no convencionales.

 

Espacios que son lugares de representación cotidiana como apartamentos, salas, comedores, garajes, bibliotecas o parques, fueron los protagonistas de nuevas propuestas y estéticas. Y esto nos lleva a pensar en que el teatro independiente se puede hacer en cualquier parte de la ciudad.

 

En 2009, surgió la idea de hacer una obra de teatro y presentarla en una casa, bajo ese concepto de intimidad, nace La Maldita Vanidad, un recordatorio del ego del artista. Es una compañía teatral sólida, dirigida por el dramaturgo y actor, Jorge Hugo Marín, que ha logrado consolidarse y posicionarse como un referente del teatro independiente ante el mundo, presentando su lenguaje a nivel nacional e internacional.

 

En 1968, donde nació el Teatro Experimental La Mama en la búsqueda de nuevas posibilidades escénicas y bajo la necesidad de fomentar el teatro en la ciudad. La Mama representa uno de los escenarios de teatro más antiguos e importantes en Bogotá.

Todos ellos logrando compartir experiencias muy importantes desde diferentes puntos de vista, constatando que el quehacer teatral se ha ido diversificando y ha adquirido ciertas tendencias y estilos en los últimos años.

 Festivales 

Los festivales abren un camino como punto de encuentro y difusión del teatro. Se destaca entre ellos el Festival Iberoamericano de Teatro, una gran bodega donde se tiene la oportunidad cada dos años de conocer lo que está pasando en el teatro de todo el mundo.

 

Encontramos festivales más locales que contribuyen a la formación y fortalecimiento del teatro como el Festival de Teatro Sala B, un espacio para apoyar y visibilizar grupos teatrales que se están consolidando. El Festival de Teatro Universitario, que reúne y pone en escena a grupos de teatro de diferentes universidades. El Festival de Teatro Alternativo en el que se expone las nuevas tendencias teatrales y que, además, cuenta con talleres de formación artística.

 Perspectiva 

 Lo que se aproxima 

Somos un país marcado por la violencia y el conflicto armado, alrededor de esto el teatro independiente lo ha usado para exponernos como sociedad e identificarnos, sentirnos más cercanos a la realidad y así se van construyendo los relatos de nuestro país. Según Guevara, muy seguramente, vendrá una temporada de teatro dedicado al posconflicto en el que se registre desde diferentes miradas lo que sucede a nuestro alrededor.

 

El teatro bogotano tiene mucha propuesta y vienen momentos creativamente muy fuertes porque el teatro sigue evolucionando día a día “es muy bueno encontrarse con elementos que pensábamos ya no funcionaban y volverlos a poner en el escenario y seguir proponiendo”, indica Guevara.

 

Así que hay que agendarse para las propuestas alternativas y creativas que nos ofrece el teatro independiente, sobretodo para aquellos curiosos y amantes del arte.

Por Paola Araque Carreño              @Alpoin___A
  • Black Twitter Icon